Houdini: Cómo evitar que Houdini se congele (freeze)

Si en tus primeros minutos con Houdini has experimentado varios cuelgues de la aplicación, incluso con la más simple escena, no desesperes. El problema puede estar en tu configuración de hardware, concretamente, en tu GPU.

Houdini: requisitos técnicos mínimos

Oficialmente, Houdini requiere ser instalado en un equipo que cumpla las siguientes especificaciones mínimas:

  • CPU: Procesador de 64-bit de reciente generación, y una recomendación de quad-core (4 núcleos).
  • RAM: Un mínimo de 4 GB, y una recomendación de 8 GB o superior.
  • GPU: Compatible con OpenGL 3.3, y una recomendación de OpenGL 4.0 o superior. Con al menos 2 GB de VRAM.

Ver listado completo de modelos de GPU soportados oficialmente.

La GPU, un elemento clave en el rendimiento de Houdini

Si tuviéramos que destacar un elemento del hardware que influya directamente sobre la estabilidad de Houdini y tras consultar el foro oficial de Side Effects, sería la GPU. Porque además de cumplir los requisitos mínimos, Side Effects recomienda claramente en su página de soporte la instalación de los últimos drivers de la GPU para no “sufrir” fallos de visualización y de rendimiento: “It is VERY important that you install the latest driver for your graphics card. Failing to do so may result in display issues and/or slow performance”.

¿Qué hacer si no se cumplen estos requisitos?

Obviando la respuesta fácil, que sería invertir en un nuevo PC / Mac. Te responderé con mi propia experiencia personal con un portátil equipado con un Intel Core i3 a 2,13 Ghz, 4 GB de RAM y una modesta GPU AMD Radeon Mobility 5470 de 1 GB de VRAM. Un equipo que cumple con los requisitos mínimos salvo por la GPU (que debería ser al menos una AMD Radeon Mobility x700 con 2 GB de memoria) y que provocan que a la mínima, Houdini se “congele” y haya que forzar el cierre de la aplicación, perdiendo un valioso tiempo.

  • Una posible secuencia de la solución sería la siguiente:
  • Descargar e instalar la última versión “Production Build” de Houdini (la versión estable para producción).
  • Descargar e instalar la última versión de los drivers de la GPU directamente desde la web del fabricante: NVIDIA y AMD.
  • Y si todo lo anterior falla, descargar la última versión “Latest Daily Build” de Houdini (betas diarias del equipo de desarrollo).

En mi caso particular y sin una GPU soportada oficialmente, sí que se aprecia una sustancial mejora en la estabilidad de Houdini (hasta ese momento, tenía instalado los drivers WHQL certificados por Microsoft e instalados desde Windows Update).

Las comparaciones son odiosas, pero necesarias

Sabemos que las comparaciones son odiosas, pero la realidad (mi realidad) es que sobre el mismo equipo, Autodesk Maya funciona perfectamente, mientras que Houdini con una escena básica (un plano, una esfera) y orbitando la cámara, se “congela”.

Cierto es que lo normal será instalar Houdini en un equipo de mayores prestaciones, pero la comparación de rendimiento con Autodesk Maya, sobre exactamente el mismo equipo y con una escena MUY básica, pone en clara evidencia su falta de optimización.

La otra conclusión, es que necesitaré renovar mi equipo doméstico si quiere evitar un sufrimiento innecesario. Si, comenzamos con problemas, pero nadie dijo que el camino del samurái fuera fácil. A cada obstáculo, le buscaremos una solución. Como en la vida real.

En el siguiente capítulo, la interfaz de Houdini

Una vez superada la inestabilidad inicial de Houdini en un equipo modesto, en el siguiente capítulo realizaré una introducción al interfaz de Houdini para que perdamos juntos esa sensación de desorientación inicial que todos tenemos al enfrentarnos a un nuevo software.

Por último y como será norma en “Houdini y el camino del samurái“, si tienes algún comentario, pregunta o cualquier dato que pueda enriquecer esta entrada (incluso para contradecirme o aportar una solución alternativa), ¡hazlo desde nuestras redes sociales!

blackone | FacebookTwitter

Miguel Gómez | FacebookTwitter